excedente cognitivoVivimos en la era de la hiperconectividad, gracias a la cual las personas se involucran exponencialmente en  iniciativas comunes, cuya motivación es la generosidad y producir resultados para grupos sociales, más que para satisfacer  intereses individuales. La pregunta entonces es ¿qué factores han incidido para que se produzca el cambio?

Clay Shirky, profesor en el Interactive Telecommunications Program de la Universidad de Nueva York  y uno de los mayores gurú de internet, publicó en el 2010 un libro titulado Cognitive Surplus, del cual se dispone una versión en castellano gracias a la traducción en 2012 de Sandra del Molino, editado por DEUSTO, con el título Excedente Cognitivo.

Tradicionalmente, la vida en el mundo desarrollado incluye mucha participación pasiva -dice Shirky- en el trabajo somos esclavos de oficina, y en casa nos pasamos el día tirados viendo televisión. Ello ha sido así en la medida en que asumimos durante largo tiempo que queriamos ser participantes pasivos antes que hacer otras cosas. Se disponía de centenares de miles de horas libres que cada quien iba invirtiendo en la medida de sus necesidades particulares.

Esa situacion ha ido cambiando. Hoy en día las personas están aprendiendo cada vez más a aprovechar su tiempo libre  y desarrollar actividades de grupo que a la vez le permitan poner a prueba su potencial altruista.

Cuatro son los factores, según Shirky,  que han incidido para que se haya producido este cambio esencial en las personas, sobre todo en la visión de lo que ha de ser su rol social, el cual cada vez es menos pasivo y más participativo.

1. La nueva realidad de los Medios.

Los medios han de ser entendidos como el tejido conectivo de la sociedad, como las herramientas que facilitan y posibilitan la convergencia social. Los medios hoy de producción digital son simétricos por oposición a la asimetría de los medios tradicionales, y  valoran y facilitan el trabajo de los amateur. Por si fuera poco, amplían la capacidad de crear y compartir contenidos, lo cual estaba antes reservado a selectos y reducidos grupos de profesionales.

2. Los motivos.

Shirky sostiene, apoyándose en los trabajos del psicólogo Edward Deci, que el ser humano suele actuar por dos clases de motivaciones:  intrínsecas e extrínsecas. Las motivaciones intrínsecas son aquellas en las que la propia actividad es la recompensa. En las extrínsecas, al contrario, la recompensa por hacer algo es externa a la actividad, no ésta en sí, por ejemplo recibir un pago.

En grupo, en cambio, se generan los estimulos sociales. En ese sentido las redes de comunicación actual fomentan la afiliación y el intercabio, y también proporcionan apoyo para la autonomía y la competencia.

3. La oportunidad.

El aumento en nuestra capacidad de crear cosas juntos, para establecer un fondo común con nuestro tiempo libre y habilidades particulares en favor de algo útil, es una de las grandes nuevas oportunidades de la época, una que cambia los comportamientos de las personas que la aprovechan, dice Shirky.

4. La cultura.

La cultura tiene que ver con los comportamientos individuales y de grupo. Está referida al conjunto de normas y actitudes que hay que observar para mantener la cohesión y coordinación del grupo. Nuestras nuevas herramientas  nos brindan la oportunidad de crear culturas para el intercambio, y sólo en manos de estas culturas nuestra capacidad de compartir se volverá tan valiosa como sea posible, concluye Shirky.

En suma, decimos nosotros, se trata de orientar el superavit de tiempo libre a causas más nobles, a intereses de grupo, a la consecución de objetivos altruistas que de forma individual no sería viable, o en todo caso no tendría los mismos efectos. Todo ello es posible hoy gracias a la conectividad global.

Llegó la hora pues de abondonar el sillón y sacudirse el hastío.

Comments are closed.

Post Navigation