O de cómo los medios sociales influyen en las relaciones entre las personas, bien para generar acercamientos constructivos o para facilitar la intromisión.

Parece ser que la amistad sigue siendo en cierto modo un enigma –escribe Coetzee a Paul Auster– y agrega: sabemos que es importante, pero no tenemos nada claro por qué la gente traba amistad y la conserva.

A partir de esa reflexión de Coetzee me he venido preguntando: ¿de qué manera los medios sociales, las redes digitales, las nuevas formas de confluencia, de reagrupamiento social, han sustituido los valores tradicionales de la amistad?…y en el caso de que ello fuera así, ¿cuáles son esos nuevos valores en los social media?

Conectividad

En estos tiempos hay un afán de conectividad; un frenesí por buscar y tener en las redes una presencia, un reconocimiento, un certificado de nuestra existencia digital. Basta un recorrido por algunas de las redes más importantes y podrás notar que estar conectados es para muchos un fin en si mismo.

Leía estos días en un diario digital que si no estas en las redes sociales “no existes”. Me dije cónchale qué interesante, me provoca salirme de ellas inmediatamente y como ya no existiré entonces el banco ya no me podrá cobrar el préstamo del carro, ni el vecino tendrá a quién torturar diariamente con sus disquisiciones acerca de las profundidades filosóficas de la obra de Coelho.

Cantidad

Esto es, afanarse por tener miles y miles de amigos. Algo así como si todos hayamos asumido como himno colectivo aquella famosa canción de Roberto Carlos que dice: “Yo quiero tener un millón de amigos/ y así más fuerte poder cantar”. Sí. Todos queremos en estos tiempos de redes tener no pocos sino más bien un millón de amigos, de followers constantes y sonantes. Ahora, ¿qué tan significativo es para nosotros esa cifra, qué tan felices nos hace, qué utilidad tiene, desde el punto de vista humano, pavonearnos con esa cifra de vértigo?…tal vez tiene su recompensa: mayor visibilidad online, un poco de fama, o de respeto, o simplemente transformarnos en emprendedores online o en influencers desde un nicho. Depende de la estrategia de cada quien.

Temporalidad

En los medios sociales online la gente  se hace amiga y deshace también con la velocidad de un rayo. Basta un click y adiós luz que te apagaste. Un bloqueo, una denuncia por spam, un lanzamiento a la papelera, o simplemente un unfollow bastan para que vayas a parar sin retorno al baúl de la más absoluta indiferencia de quien apenas unas hora era tu “amigo” online.

Interés

En estos tiempos y en este ámbito -con sus esperanzadoras excepciones- se ha transitado de la amistad de los afectos a la amistad de los intereses. Interés en los temas profesionales, interés en los temas laborales, en los datos financieros, en las estadísticas de los nuevos medios; se hurga en las desgracias y soledades ajenas, se exhiben sin pudor los infortunios propios y de otros. Es la era de la intromisión, la del ser humano como herramienta, no del ser humano como fin.

La amistad, como dice Maurice Blanchot, esa relación sin dependencia, sin episodio, en la que cabe toda la sencillez de la vida, pasa por el reconocimiento de la extrañeza común.

Toca, pues, volver a la amistad a lo Blanchot: renunciar a conocer a aquellos a quienes algo esencial nos une; es decir, aceptarlos en la relación con lo desconocido en que nos aceptan.

Aún en estos tiempos, ello es posible. ¡No perdamos la fe!

¿Y tú que crees?

2 Thoughts on “Los nuevos valores de la amistad en Social Media

  1. Los seres humanos somos gregarios por naturaleza, esto quiere decir que necesitamos del afecto y el aprecio de los demás…Nuestro entorno nos acerca a un determinado grupo de amigos y amigas. Las redes sociales rompen con la distancia, la edad, género y etnias. Nos acercan los temas comunes, la música y las creencias compartidas.
    En magnífico vivir en esta época de la TIC y disfrutar de amigos y amigas al rededor del mundo…
    Saludos desde México!
    @anaschwarz

    • Gracias Ana por tu comentario. Efectivamente eso es lo que hace fascinante a los nuevos medios sociales, a las redes online; son herramientas que además de los fines profesionales sirven también para acercar a la gente, para espantar la soledad. Sólo agregaría que en estos tiempos de redes esas amistades así construidas tienen que seguir manteniendo la esencia de las amistades del mundo offline: la profundidad en el afecto, sobre todas las cosas.

      Abrazos

      Rafael

Post Navigation