Acopiar y leer libros a lo largo de nuestra existencia es un placer solitario, pero hermoso. Tan hermoso que es una verdadera pérdida privar a los demás de nuestros hallazgos.

Juntar libros es bueno, pero juntarlos con rigor y propósito es mejor.

Todos -o casi todos- tenemos algún libro en casa. Otros no sólo uno sino unos cuantos, y un tercer grupo es posible que tengan ya problemas de espacio por la cantidad de libros que poseen y aunque no los hayan organizado en una estantería sino solo apilarlos por doquier, o archivarlos en un  dispositivo, son, sin embargo,  felices tenedores de una biblioteca.

Una biblioteca no sólo es un lugar para guardar libros, sino también para atesorar valiosos secretos personales o profesionales. En ellas podemos adentrarnos en la visión personal o profesional de sus propietarios, gracias a una nota al principio o final de un libro en particular, o un comentario al margen de una página, o simplemente por una cita subrayada u opiniones propias sobre lo leído.

Si es tu caso, podrías no solo aprovechar profesional y personalmente la experiencia de tener y leer libros de tu biblioteca, sino también crear a partir de ellos, por ejemplo, una estrategia para potenciar tu presencia en las redes sociales. ¿Cómo hacerlo?. Aquí te dejo unos consejos construidos a partir de nuestra propia experiencia.

Organiza la información por temática

Es posible que tengas muchos libros pero también puede ser cierto que los tengas de múltiples autores y de temática diversa. Selecciona aquel tema que más te apasiona y sobre el cual deseas compartir. La idea no es que hagas alarde de los libros que tienes sobre ese tema, sino compartir con los demás los conocimientos, opiniones o ideas a las que has podido acceder a través de tus libros.

En esta fase es de mucha utilidad llevar notas de lo que vayas leyendo, con citas, comentarios, ideas geniales que nos atraigan, aportes de los autores acerca del tema, comentarios propios para apoyar o disentir,  etc.

Elige el nicho

Una vez que has establecido la forma en que organizarás la información que guardas en tu biblioteca, es hora de compartirla. Un canal muy útil son los medios sociales online, pero aún en ellos las audiencias varían de acuerdo a la temática.

Entonces debes centrarte en aquella sobre la cual tienes mayor experticia y conocimientos y empezar a compartir lo que has leído o aprendido.

Selecciona la herramienta de difusión

Y no me refiero al canal social que usarás, sino a la forma en que lo harás. Por ejemplo, a partir de tus lecturas podrías elaborar periódicamente entradas para tu blog personal o como invitado de terceros. Los post podrían estar referidos no sólo a comentar tus lecturas habituales sino también  a destacar las ideas principales y originales sobre la temática que elijas compartir.

Así mismo, podrías compartir videos o tuits con reseñas periódicas acerca de los libros que vayas leyendo, fechas de lanzamiento, datos de los autores, comentarios propios o ajenos sobre  ellos, fotos, citas de partes de las obras, etc.

No olvides acompañar este objetivo de difusión con un hashtag apropiado. Te permitirá hacerle seguimiento y centralizar toda la interacción que pudiera generarse al respecto.

En suma: se trata de compartir con los demás las maravillas que te provees a través de los libros.  Quien quita que los demás se animen a seguirte en el viaje.

Y tú…¿compartes lo que lees?

Comments are closed.

Post Navigation