CCO, citadme

No basta tener un blog, sino generar contenido relevante y hacerlo con regularidad. Hay cientos de fórmulas que dicen cómo hacerlo, pero solo lo logran quienes las ponen en práctica.

Keywords: Blogs. Escribir. Post. Blogosfera.

Al escribir artículos extensos para libros o revistas especializadas puedes planificar con mayor libertad y disponer, salvo algunas excepciones, de más tiempo para elegir y consultar tus fuentes. Pero cuando de un post para un blog se trata, la cosa es diferente.

Todo bloguero, incluso aquellos que publican diariamente, se topan a menudo con agujeros creativos, sequías de ideas nuevas y hasta con la falta de motivación para mantener el paso y seguir escribiendo con la misma frecuencia. Consecuencia: el blog pierde empuje, las visitas disminuyen, y los lectores empiezan a desaparecer con la misma velocidad con la que llegaron cuando escribías a menudo.

Todo autor o editor de un blog lucha para evitar eso. Pero se topa a diario con su problema principal: ¿de dónde saldrán con una frecuencia programada los post que aseguren la continuidad?

Pues acá no te voy a dar la solución, porque no la tengo. Pero sí deseo contarte mi propia experiencia para escribir un post semanal y no perder el paso. No se si te servirá de algo, pero no pierdo nada tampoco con compartirlo.

Si tienes una idea, tienes el post

Todo comienza con la idea, lo que se me ocurre que debo decir acerca de algo que pudiera ayudar a los demás. No importa a cuántos, basta que pueda serle útil a alguien.

Y entonces allí hago una especie de escaneo mental de todos los temas sobre los cuales tengo algún conocimiento o experiencia y hago una lista en Wunderlist acerca de los cuales pudiera hablar en el  futuro post. En esta etapa aún no tengo muy claro cómo lo voy a decir, pero si lo que voy a decir.

La mayor cantidad de ideas aparecen en las filas interminables de vehículos del tráfico terrible de Caracas en las horas picos, en las mañanas al correr en el parque, en los viajes, en las lecturas de libros de narrativa, poesía o no ficción, en los libros y artículos relacionados con social media, etc.

Lo importante es que así como van surgiendo las ideas, las voy anotando. Las ideas son el post en estado embrionario.

Haz del título la puerta por la cual todos quieran entrar

Por deformación profesional, cuando empecé a escribir en el blog me importaba tres pepinos cómo iba a titular lo que escribía. Lo que me quitaba el sueño eran las ideas que deseaba expresar e intentaba hacerlo de la mejor manera.

Más tarde me di cuenta que no estaba haciendo lo correcto, que debía empezar desde el título diciéndole a ese eventual lector de qué iba el post y hacerlo de tal manera que se animara a clickear y darle aunque fuere una lectura vertical, un escaneo pues. Los entendidos recomiendan en estos casos que juguemos con las emociones.

Esquematiza, luego escribe

El boceto, el esquema del artículo en gestación, es el marco que evitará que vayas más allá de lo que pretendas decir. Suelo seleccionar las ideas que más me atraen de la lista, pienso y repienso el título que daré al post y entonces hago en Mindomo un boceto del post. Ayuda mucho para mantener el paso hacer tantos bocetos como puedas y dejarlos archivados para ir a ellos a la hora de escribir.

Despacito o de un tirón: habemus post

Luego viene la escritura. Te sientas y empiezas a escribir muy enfocado y ya no te detienes hasta que llegas al final. En  mi caso no tengo un número predeterminado de palabras para el post, pero si me cuido de que esté en un rango entre 500 y 800 palabras. Y lo hago porque un día me dije si Twitter me ha enseñado a escribir una idea u opinión en 140 caracteres, tengo que ser capaz de expresar las del blog en no más de 800 palabras. Finalmente publico el post  los días jueves, que es el día fijo escogido para publicar lo que escribo.

Las palabras claves visibilizan, la pasión fideliza.

La pasión fideliza porque te hace creíble. Trabaja el SEO y todo cuanto ayude a la visibilidad, pero sobre todo escribe con pasión. El mejor post es aquel que surge del tema que te apasiona. Sin pasión el post podría terminar siendo un anecdotario o receta sin alma, incapaz de despertar una pizca de curiosidad.

Repito: pezca ideas, dales un buen título, haz bocetos con ellas, siéntate a escribir, y deja que la pasión fluya en no más de 800 palabras.

¿Qué te parece la fórmula 1-1-1-?..una idea, un post, una semana. ¡Atrévete a contarnos la tuya!

Comments are closed.

Post Navigation