¿Eres de esos que sueles enviar tus obras a concursos literarios y ni siquiera sabes a lo que te obligas en las bases?. Pues debes hacerlo, te conviene.

Los concursos literarios son plataformas de difusión ideales para escritores noveles que prueban suerte y requieren de una vitrina que les permita llegar al público y dar a conocer su obra; pero no siempre se sale bien parado de la aventura.

¿No has oído a menudo de jóvenes escritores que han enviado sus trabajos a concursos literarios y terminan viviendo una especie de calvario al suscribir con el envío de su obra  el contrato de adhesión que son las bases del concurso?…pues eso abunda. Lo ideal es que tengas algunos cuidados mínimos para evitarte esa mala experiencia. Aquí te decimos cuáles:

¿Registrar la obra  antes de enviarla a concursos literarios?

Si lo deseas, hazlo. Pero no es necesario. La protección sobre tu obra no la da una formalidad como el registro, sino el hecho material de haber creado la obra. Eres autor porque has creado la obra, no porque la hayas registrado.

Sin embargo, en ocasiones se recomienda registrar para tener una prueba de que la obra existe y que quien registra se presume que es el autor.

Pero lo que no es correcto en los concursos literarios es exigir que se registre la obra, pues es una formalidad previa que el Convenio de Berna  ni la ley exige. Por lo menos no las leyes de los países de tradición jurídica Latina.

Y si te preocupa el asunto de la prueba de tu autoría, haz lo siguiente: guarda los originales y los bocetos e ideas escritas que sirvieron de base para escribir la obra. Eso es tu mejor prueba. No lo olvides, pues en caso de reclamo  nadie más podrá presentar una prueba de autoría tan contundente como esa.

¿Los organizadores tienen derecho a una o más ediciones de la obra?

Revisa con cuidado las bases del concurso literario. Algunos concursos no lo indican expresamente en las bases, pero lo correcto, lo usual, es que al enviar tu obra, estés autorizando sólo una primera edición de ella a los organizadores del concurso, quienes tienen el derecho de prioridad. Una cláusula tipo podría ser la del Concurso de Cuentos Sacven, donde se indica claramente  que es solo la primera edición y un tiempo determinado no mayor a dos años. Ahora, si pretenden una segunda edición, deben pedir tu autorización expresa y pactar las condiciones.

Una cláusula en las bases de concursos literarios que reserve al organizador en forma ilimitada los derechos de publicación, además de perjudicial para el autor, es abusiva.

¿Debes cobrar si los organizadores publican tu obra?

Tienes derecho a ello. Lo que suele ocurrir es que los organizadores de los concursos literarios publican y en todo caso te hacen entrega de unos ejemplares y listo. Pero eso no significa que aunque no esté expresamente indicado en las bases, no puedas pactar otra cosa. Si tu obra gana el concurso, por ejemplo, o es finalista, y se publica conforme lo indican las bases del concurso, y de esa publicación se obtienen ingresos económicos, tienes derecho a un porcentaje de participación sobre ellos, usualmente 10% del precio de venta. Puedes recibir ese porcentaje en dinero o ejemplares hasta por el monto que corresponda.

Mi recomendación final es: lee con cuidado las bases, asegúrate de que no son injustas. Si lo son, no mandes tu obra, pues de resultar ganadora o finalista podrías terminar siendo la víctima de esas bases injustas.

Comments are closed.

Post Navigation