Tú deseas que el mensaje llegue a la audiencia que pretendes y fallas a menudo. Una forma de lograrlo es escribir mejor.

Hay múltiples razones por las cuales podrías fallar en el intento de comunicar a los demás lo que piensas y eso da al traste con tu estrategia de posicionamiento empresarial o personal, sobre todo hoy en plataformas de tecnología social.

Para remediarlo, podrías seguir cualquiera de las fórmulas milagrosas que abundan en la Red, pero bastaría con un poco de disciplina y mucha atención en la forma cómo dices lo que quieres transmitir.

Escribir bien en las redes sociales no es sólo un asunto de gramática, sino también de conocimiento, claridad y pasión.

Aquí te dejamos estos consejos, producto de nuestra propia experiencia de hacerlo habitualmente y que a fuerza de ponerlos en práctica, hemos ganado un poco en fluidez y precisión.

Crea un buen título

Dedica tiempo a pensar un título adecuado. El título es una flecha que va directo al cerebro de tu audiencia y produce estímulos sensoriales. La Red está llena de contenido que nadie lee, no porque carezca de relevancia o rigor, sino en muchos casos porque el título no hizo su trabajo de activar las emociones de quien ha de leerte. No es un asunto de extensión ni de belleza poética, si no de activar la parte neuronal del otro que lo incite a leerte, bien por curiosidad, alegría, temor, ira, etc.

Se conciso

En las redes sociales las personas no leen, escanean. Van de un texto a otro y eso es así porque no se quieren perder de nada. Hay demasiada información circulando como para detenerse a lidiar con un texto extenso; el lector medio se conforma hoy con leerlos verticalmente y retener sólo las ideas principales. Pues si deseas escribir mejor no des rodeos, toma tu idea principal y exprésala desde el vamos. Si se trata de un post para tu blog, por ejemplo, 500 palabras o un poco más no está mal.

Escribe claro

Imagina tu nicho, piensa en lo que ellos desearían que tú le cuentes o le resuelvas dada tu experticia en un área del conocimiento. Luego, empieza a escribir, hablándole a uno de ellos como si lo tuvieras enfrente, cara a cara; imagínalo que asiente de vez en cuando con movimientos de cabeza o denota dudas al arrugar el entrecejo.

Evita los rodeos. Prescinde de los adjetivos innecesarios. Escribe con palabras sencillas y no tengas miedo de “tutear”.

Se activo, no pasivo

Usa  la estructura habitual para escribir mejor. Ve del sujeto al verbo y luego al objeto. Mejor un verbo activo que uno pasivo, de esta manera evitarás frases más largas y despersonalizadas. Por ejemplo, mira esto: (a) El candidato hizo la aplicación para el empleo, (b) La aplicación para el empleo fue hecha por el candidato. El primer caso es un ejemplo de verbo activo y el segundo de verbo pasivo.

Sue Moody, en Better English Writing, nos  enseña que es mejor usar verbos activos en nuestra escritura. La voz pasiva no está mal, dice, y la debes usar en ocasiones, pero ten cuidado y no abuses porque puede ser una manera confusa de expresarte.

Hazlo con pasión

Escribir bien, escribir mejor, es una forma de fidelizar a tu nicho. A través de la escritura puedes llegar a ellos, pero lo tienes que hacer de una forma creíble y apasionada; no temas usar recursos que otros no usan, lee un montón y usa esas lecturas como recurso, cuestiónate a menudo, pregunta, habla a los sentidos del otro, llega al alma. Recuerda finalmente: Nadie te entregará su alma en las primeras de cambio si no has ofrecido la tuya previamente.

¡De eso se trata!

Comments are closed.

Post Navigation