Como dice  Sally Hogshead, un ambiente tan competitivo como el de los medios sociales digitales, demanda un mensaje más cautivante.

El sueño dorado de todo usuario de las redes sociales online es alcanzar un nivel alto de influencia en los demás y hacer que ellos lleven a cabo una acción determinada o por el contrario, se abstengan de hacerlo.

Esa capacidad de influir  en el hacer o no hacer de los demás es una modalidad de poder, por lo que hay que tener en cuenta, como señala Moises Naim, en El fin del poder, que uno de los cuatro factores claves a través de los cuales se ejerce el poder, en este caso de fascinación en los demás, es el mensaje. Mensaje entendido como lo que transmitimos a los demás y en función de lo cual pretendemos cambiar no la realidad de las cosas, sino más bien la percepción que se tenga de ella.

El mensaje en las redes sociales viene dado en razón de la estrategia, lo que queremos hacer ver a los otros respecto de determinadas situaciones o cosas y en función de ello sembrar una nueva visión que cambie la perspectiva.

El mensaje no necesita de la fuerza ni de un código moral —dice Naim- El poder canalizado a través del mensaje es la capacidad de persuadir a otros y hacerles ver la situación de tal forma que se sientan impulsados a promover los objetivos o intereses del persuasor.  Y eso es así hoy, porque como señala Sally Hogshead, en Fascinate, un competitivo ámbito como el de los nuevos medios digitales demanda un mensaje más cautivante.

Ahora bien, la otra la cuestión que se plantea en este asunto es: ¿y cómo se logra esa influencia, esa fascinación? ¿qué factores son relevantes para que un usuario de redes sociales, por ejemplo, logre cientos de miles de seguidores y ademas que éstos se dejen llevar por el mensaje que le ha sido transmitido y respondan en consecuencia?

He aquí 5 factores que consideramos relevantes:

Experticia

Lo cual implica que quien transmite el mensaje conoce su contenido y puede hablar de él con propiedad, sabe de qué trata y como pueden los demás sacar provecho de ello. En las redes sociales, el grado de influencia es proporcional al nivel de experticia. No es un secreto que quien domina una determinada área del conocimiento estará en mejor posición de comunicarla a los demás que quien apenas la conoce. Procura hablar en las redes sociales de lo que mejor conoces y los demás te verán como un experto y poco a poco irán creyendo en lo que dices y haces. No digas que eres experto, demuéstralo.

Relevancia

Dentro de tu área experticia habrán temas muy relevantes, relevantes y poco relevantes. Procura que tu mensaje esté enfocado en los primeros, pues de esa manera las personas querrán seguirte para no perderse lo que tengas para decirles.

Claridad

Hablar claro e ir al punto es fundamental para lograr influencia. La claridad en la forma de expresión es una muestra de que quien transmite el mensaje ha profundizado en él y no tiene dudas acerca de lo que dice. En cambio, quien es confuso y titubeante probablemente esta pretendiendo ocultar un desconocimiento o poca preparación respecto de lo que pretende transmitir a los demás.

Regularidad

No solo has de tener un mensaje que transmitir, hacerlo claramente y que sea relevante, sino también difundirlo con regularidad para influir. En las redes sociales la regularidad es un prueba de compromiso, y quien escribe, comparte, sugiere, recomienda, habla y lo hace a menudo está diciendo de alguna manera “aquí estoy y seguiré estando para proveerte de contenido provechoso como habitualmente lo hago”.

Sociabilidad

Lo podríamos resumir en tener la capacidad y la voluntad de ser sociable; querer adentrarte en el mundo de los demás no para fisgonear,  sino con el propósito de ayudar. Y ayudar en las redes sociales significa compartir contenido propio de utilidad, hacer curaduría de contenido ajeno que pueda ser de provecho, involucrarse en campañas de ayuda a terceros, hacer recomendaciones en tu campo de experticia, interactuar con los otros, aportar tu porción de excedente cognitivo…y mucho más.

En suma, se tú mismo, identifica claramente de lo que eres capaz y entonces ponlo al servicio de los demás. Ah, y si lo disfrutas, será mucho mejor!.

Comments are closed.

Post Navigation