Fotografía

Photo Credit: yurious via Compfight cc

Es cierto que el nivel de exposición ganado en las redes sociales genera cierta necesidad y urgencia de mostrar contenidos útiles a los demás, y más aún si eres un instagrammer cuyos 40.000 seguidores están acostumbrados a disfrutar de tus fotografías espectaculares, y por qué no: a comprártelas también.

Este es el caso de Skye Grove, una fotógrafa sudafricana usuaria de Instagram, señalada de apropiarse indebidamente de fotografías ajenas y publicarlas como propias, con el agravante de que no solamente hacía alarde de su falsa autoría, sino también que las ponía a disposición para la venta a terceros, como si fueran propias. En suma, no solo sacaba provecho personal con su falsa autoría, sino también beneficios económicos.

No fue un señalamiento infundado: Grove lo reconoció. Read More →

plagio

Photo Credit: careinfoin via Compfight cc

En los últimos días varios medios [éste, éste y éste otro, por ejemplo], se han hecho eco del presunto plagio del logotipo de los juegos olímpicos de Tokio 2020.

El asunto ha escalado a tal punto que el Comité organizador de los juegos ha decidido rechazar el logotipo diseñado por el japones Kenjiro Sano, tras la acusación de plagio por parte del diseñador Belga, Olivier Debie.

Debie ha sostenido –y probado gráficamente– que el logotipo de los juegos olímpicos Tokio 2020, es idéntico en diseño y tipografía a uno de su autoría, creado para el Théatre de Liege. El diseñador Kenjiro Sano, por su parte, tras negar en un primer momento haber cometido plagio y afirmar no haber estado en Bélgica ni conocer el diseño de Debie, admitió después que su equipo ha copiado material online para otros proyectos previos. Read More →

El plagio es una modalidad de parasitismo intelectual que afecta no solo a los autores de las obras, sino también  la buena fe de los usuarios de ellas.

A menudo me preguntan en las conferencias sobre el plagio, pero no sobre lo que es, sino cómo probar que un tercero lo ha cometido respecto de contenidos ajenos y qué acciones tiene la victima contra el plagiario.

Confieso que es un tema que me atrae y ya antes he escrito sobre el plagio en este blog. Esa atracción guarda relación con el hecho de que habitualmente lidio con autores, con creadores y conozco de primera mano el esfuerzo intelectual a que se someten cada vez que emprenden un proceso creativo con pretensiones bien sea en el ámbito literario, artístico o científico y lo mucho que lo disfrutan cuando culminan y lo ven hecho realidad.

De modo que el acto de plagiar, además de reprochable jurídicamente, es una modalidad de parasitismo intelectual con el cual se despoja a los autores no solo de sus derechos económicos sobre la obra plagiada sino también se les priva de la satisfacción de aparecer ante los demás como alguien capaz de hacer aportes en el campo de la creación intelectual bien sea, por ejemplo, a través de poemas diversos, cuentos, novelas,  ensayos, o bien sobre una investigación académica y hasta un post para un blog, como éste. Read More →

Hace unos días estuve en un evento para investigadores universitarios y uno de ellos preguntó sin miramientos: ¿el Tutor es coautor de la tesis de grado?.

El programa estaba diseñado para desarrollar en dos días intensas discusiones acerca del uso de contenidos -propios y ajenos- en el curso de una investigación académica.

Y así ocurrió. El debate fue creciendo en intensidad a medida que transcurría el programa. El hecho de que se trataba de más de 40 personas dedicadas a la investigación, la mayoría muy jóvenes, y en un entorno universitario, facilitó las cosas.

En un momento final de preguntas y respuestas el debate se decantó y llegó justo a la cuestión que motiva este post: ¿El Tutor de una tesis de grado puede invocar coautoría sobre ella?-preguntó alguien. Enseguida salieron varios defensores del sí y otros tantos del no. Los primeros señalaron, palabras más palabras menos, que el Tutor hacía aportes fundamentales en el desarrollo de la investigación y por eso debía tener derechos sobre ella. Los segundos se limitaron a decir que no era posible pues autor es solo el tesista porque es quien desarrolla las ideas y las materializa partiendo de una orientación inicial.

Yo me alarmé. Ensayé una respuesta que luego dije, y una reflexión solo para mi que aún me inquieta. Read More →

Debemos propiciar la divulgación de los tuits sin desconocer los créditos de sus autores. Esa es la mejor manera de incentivar la creatividad en las redes sociales.

Seguro te ha ocurrido que a veces te esfuerzas por crear tuits realmente originales, con una carga importante de creatividad y tan pronto los compartes ves como otros los retuitean una y otra vez, sin que se te otorguen los créditos por haber tenido tú el acierto de pensar y desarrollar ese contenido guay en 140 caracteres.

Lo reprochable no es que otros los compartan, pues esa es la naturaleza de las redes sociales: compartir con los demás todo aquello que parezca útil e interesante. Lo reprochable es que habiéndose conseguido un contenido con esas características, no se le atribuya a su autor los créditos que le corresponden. Eso podría ocurrir por dos razones: porque de tanta prisa se olvide mencionar al creador de los tuits o simplemente porque quien se “olvida” no desea hacerlo. En este último caso, esa omisión voluntaria podría ser una forma solapada de atribuirse la titularidad sobre los 140 caracteres originales que conforman el tuit ajeno y aparecer ante los demás como su verdadero autor. Eso, como lo dijimos en un Post anterior titulado no plagies mi tuit, además de plagio es un engaño a los seguidores de las personas que lo hacen, al verdadero autor de los tuits y al propio plagiario.

Ahora bien, en un asunto como este,  las preguntas que surgen inmediatamente son: ¿cuándo se protege un tuit? ¿todos los tuits son susceptibles de protección? ¿qué hacer si alguien “me roba” un tuit? ¿qué hacer para evitarlo? Read More →

CC, Scindo

La propiedad intelectual es como el café, muchos hablan de los males que causa pero pocos pueden vivir sin ella.

Y si no lo crees, tómate sólo unos pocos minutos y haz este ejercicio: mira en tu hogar cuánta propiedad intelectual tienes alrededor. Es probable que a las primeras de cambio te tienten las ganas de gritar a los cuatro vientos que estás totalmente libre de ella y que nada, nadita de nada de lo que te rodea tiene que ver en tu sagrado aposento con esa “malvada” disciplina.

Error: pues todo, o casi todo allí sí tiene que ver con ella. Sígueme y verás. En la cocina, por ejemplo, la nevera tiene un diseño y una marca, y eso es propiedad intelectual. Las ollas que usas para preparar los alimentos tienen o pueden llegar a tener una marca, el café que preparas tiene una marca, muchos de los alimentos y el empaque para preservarlos también la tienen, el agua, los jugos, los embutidos. Read More →

Los medios sociales han impuesto una dinámica basada en la velocidad. Todo acontece aquí y ahora y por eso el “contenido es el rey”. Proveer contenido es bueno, pero lo es más aún si es original, útil y relevante. ¿Pero acaso esa carrera por el posicionamiento justifica el uso parasitario de contenidos ajenos?

Cada vez es más habitual ver cómo las personas, sobre todo aquellas con una presencia activa en los medios sociales, andan en una carrera desenfrenada por crear y ofrecer contenidos de calidad en sus distintas modalidades.

Desde post para blogs, entradas en Facebook, vídeos en Youtube, Instagram o Vine, artículos en páginas web, fotografías en Flickr, etc, hasta ideas y frases originales que luego se convierten en tuits. Todo sirve para sus propósitos.

Sin embargo, no siempre se tiene la capacidad de responder con prontitud a la avalancha generada por la demanda. Y es allí entonces cuando surge la idea en algunas personas de plagiar contenidos ajenos, hacerlos pasar como propios y mantener así el “ritmo creativo”. Escogen pues el “camino más fácil”.

El plagio, además de ser la usurpación de paternidad de una obra preexistente, es una confesión de minusvalía intelectual. En él se omite de manera dolosa la identidad del verdadero autor del contenido original, haciéndolo aparecer como propio.

El plagio tiene sus claves para identificarlo, y una vez que lo logras debes tener claro qué hacer en ese caso. Read More →